Agencia de Noticias Legislativas de Entre Ríos – Argentina


Opiniòn de Enrique Pereira – La situación del radicalismo a fines del 2007
25 noviembre, 2007, 9:45 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , , , ,

Es casi una obviedad señalar que algo, en este caso, una institución -en verdad una lacra- tan peculiar como fue la llamada Inquisición, cuyo nombre completo en latín era Inquisitio Haereticae Pravitatis Sanctum Officium, que a mediados del siglo XVI se volvió universal (para el “universo” de la época), no nace de golpe ni sin
precedentes.Es evidente que antes de la decisión del Papa de hacerla general a la Inquisición, existieron .a través de la historia, muchos precedentes, es decir “tribunales” arbitrarios, entre los cuales resaltan los que se dedicaron, a partir de 1184, en el sur de Francia a perseguir, en verdadero genocidio. a los albigenses o cátaros (y
que se extendió a Aragón, en 1249) o los autos de fe, tan bien pintados por el Berruguete, y que luego, hasta que se arrancaron al poder absoluto, luchas muy cruentas mediante, normas que, cuando menos, atemperaron esa arbitrariedad, hasta lograr que las tres palabras aquellas de la Revolución Francesa, además de sonar muy bonitamente, tuviesen uso práctico y concreto, mas que retórico.Está muy claro que no hace falta remontarse a tiempos tan lejanos, pues en la historia reciente, desde las naciones que fueron acogotadas por sujetos como Hitler, Mussolini, Stalin, Franco, Petain, Videla, Stroessner, Mao y un interminable etcétera, hubo monstruosidades que anulaban la vida, establecieron la tortura, las
confesiones con tormentos…, la tecnología pèrmitió, desde lo alto arrojar a seres humanos al mar. No pasó en el medievo. Pasó ahora nomás, y en nuestra propia tierra.

Tras varios años de crisis en los partidos políticos, y en la UCR concretamente, creo, con toda modestia, que es un error salir a la faz pública, con los tapones de punta, y mas aun comparando a las autoridades partidarias con aquellos sombríos personajes que se regodeaban con aplicar vejaciones espantosas, lo que es a mi
juicio una gran exageración, y muy especialmente cuando él o los sancionados, entiendo que tienen posibilidad de apelar. Es decir que el “juicio inquisitorial” aun no ha terminado.

En casi las vísperas de la renovación de autoridades nacionales de la U.C.R., hecho que, por razones conocidas por todos, me pregunto si es absolutamente prioritario, empeñarses en proclamar “calidades” al borde del crimen de lesa humanidad a hechos que deben tratarse en el ámbito partidario, o si ello es alejar el eje de la vida radical de las cuestiones más vitales y urgentes.

La U.C.R., aun cuando quieran matarla, no ha muerto. Ni se precisa de un milagro para que resucite, pues no necesita semejante cosa, sino vigorizarse, advertir de una buena vez que una organización política no es un batifondo sin reglas, normas ni disciplina alguna.

Pues eso todo eso se necesita para ser un partido político en serio. Cada persona que ha firmado su afiliación lo ha hecho para cumplir determinadas obligaciones y lo hizo voluntaria y libremente. Lo trascendente no son las personales o grupales ambiciones, antojos u ocurrencias, sino ahondar en el análisis, en la autocrítica,
incluso, en el estudio de los dramas populares, de las angustia de los ciudadanos, no en hacer una especie de “tachin-tachín” sobre hechos, que si bien pueden ser importantes, tienen su cauce y solución en las instituciones partidarias o las que corresponda, y nunca en la dramática exteriorización, que generan no solamente comparaciones insólitas, sino que deterioran mucho la imagen de la acción política y
de la U.C.R.

Se acerca mas a un concepto “medieval”, fragmentador y expulsivo el no tener ningún limite, lo que convertiría a la U.C.R en una calesita en la que cada cual se baja y se sube cuando le viene en gana, para montarse a otra calesita de la “competencia” y luego, si le sale mal la cosa. regresar, sin molestarse siquiera, que es lo mínimo y digno, en renunciar como afiliado.

Una anarquía desorganizada torna innecesarias las instituciones partidarias. Y es elitista pretender que todos tenemos tales y cuales deberes, pero que yo puedo exceptuar a mis amigos el obedecer las reglas que entre todos hemos forjado.

Aquí, en esta UCR no hay Torquemadas ni mandones tremebundos como aquellos del Languedoc del siglo XII. .

Podrá haber decisiones acertadas o erradas, según el color del cristal con que se las mire.

Pero ¡por favor! otorguemos urgencias a las cosas urgentes, no a los juicios internos a medio hacer.

Recobremos el talante y el talento de los correligionarios que en su momento transformaron a Entre Ríos, gobernada por casi treinta años seguidos por la U.C.R. Se peleaban, hasta se llegó a la división. Pero había normas comunes para todos.

Alguna vez, en la década del 20 se llegó hasta a juzgar, en público, en el Teatro “3 de Febrero”, a un senador nacional, Martín M. Torino, por habérsele acusado de incumplir los deberes partidarios…

Paraná, 13 de noviembre de 2007

Enrique Pereira
Delegado Titular electo al Comité Nacional de la U.C.R.

 

 

HORMIGON ARMADO PARANA ENTRE RIOS

ECOMAC CONSTRUCTORA HORMIGON ARMADO PARANA ENTRE RIOS

ESPECIALISTAS EN PLATEAS Y LOSAS DE HORMIGON PARANA ENTRE RIOS

Hormigon Armado – Paraná Entre Rios – Google

 

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: