Agencia de Noticias Legislativas de Entre Ríos – Argentina


El Campo contra el Gobierno. Opinion de Nelson Castro – conflicto agropecuario

protesta-rural.jpg

EL CAMPO VS. EL GOBIERNO
Los libros de la memoria
Hubo un tiempo en el que Martín Lousteau y el campo se llevaron mejor, mucho mejor. Testimonio de esa realidad es un artículo que hoy sería impensable, que escribió nuestro colega José Crettaz en el diario La Nación por noviembre del año pasado.

Hubo un tiempo en el que Martín Lousteau y el campo se llevaron mejor, mucho mejor. Testimonio de esa realidad es un artículo que hoy sería impensable, que escribió nuestro colega José Crettaz en el diario La Nación por noviembre del año pasado.
Allí se leían cosas como éstas:

“Aunque algunos dirigentes traten de disimularlo, la designación de Martín Lousteau como ministro de Economía cayó bien en el sector agropecuario. A diferencia de Felisa Miceli o Miguel Peyrano, claramente identificados con una parte de la economía nacional –la industria–, este joven economista supo cultivar la relación con el campo desde cada uno de los cargos que ocupó en la función pública, primero desde el Ministerio de la Producción bonaerense y, últimamente, como presidente del Banco Provincia (BAPRO), una entidad financiera clave para el negocio agrícola en la pampa húmeda.”

Pero, para que no queden dudas, en 2005 dejó bien en claro su posición respecto de uno de los temas más sensibles para el sector. “Estoy a favor de las retenciones, aunque creo que no deben mantenerse para siempre. El mismo sector que afirma que las retenciones generan una mala asignación de recursos por parte del Estado no dice que con este impuesto se puede mantener el tipo de cambio alto, que lo beneficia”, dijo a La Nación.

“Sin embargo, sería injusto resumir en esa frase su pensamiento sobre el agro: Si queremos incrementar la producción, lo que tenemos que hacer es darle herramientas al pequeño y mediano productor. Esa es la manera de aumentar la producción en la ganadería, en la industria y los servicios”, dijo a mediados del año pasado.

“En el banco nos recibió y designó a un miembro del directorio como nexo con él. Y no ha tenido un mal desempeño, demostró tener capacidad”, dijo Pedro Apaolaza, presidente de Confederaciones de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CABAP).

“Por un lado, es un técnico que indiscutiblemente no va a tomar decisiones políticas. Pero, por otro lado, en el BAPRO recibió bien a las entidades y tuvo buen diálogo con ellas. Eso significa que, por lo menos, diálogo va a haber y eso significa que habrá mayor previsibilidad”, analizó Néstor Roulet, vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

“Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria Argentina, coincidió en que el hombre tiene ‘buen currículum como técnico y viene con una experiencia exitosa en el banco, pero dejó abierta la expectativa para saber si será él quien designe al secretario (se refiere al secretario de Agricultura) o si lo hará directamente el Poder Ejecutivo.”

Luciano Miguens, presidente de la Sociedad Rural Argentina, destacó “su formación académica muy sólida, la trayectoria profesional muy importante, el perfil internacional, estudió y trabajó afuera y eso le da una serie de herramientas muy interesantes para buscar soluciones a los complejos problemas económicos que va a tener que enfrentar”. Para la SRA, es muy relevante que el funcionario se haya formado en instituciones académicas como la Universidad de San Andrés –donde integraba el grupo de los “más keynesianos”, según recuerda uno de sus compañeros– y la London School of Economics, de Inglaterra. Esta última fundada por Karl Popper considerado uno de los padres del liberalismo económico.

¡Cuán poca agua ha corrido bajo el puente y cuán diferente de ese pasado cercano lleno de expectativas positivas es la realidad de hoy día!
En este contexto, se hace imprescindible volver a las fuentes y hacer un repaso de uno de los libros escritos por el ministro Lousteau en coautoría con Javier González Fraga. Se trata de Sin atajos –como ya dije alguna vez, un “ladrillo” de aquellos– que, sin la más mínima posibilidad de ser un best seller, ha sido motivo de más de una consulta en estos días.

Dice allí Lousteau, entre otras cosas:

“En lugar de reaccionar intempestivamente, el combate contra la inflación requiere un diagnóstico y un rumbo claros. Despotricar e intentar imponer por la fuerza, lo que a la larga resulta inconsistente con la realidad, no resulta una buena política y crea una especie de psicosis colectiva, injustificada en vista de las condiciones macroeconómicas imperantes. En lugar de ello, sería mejor que el Gobierno hiciera pública su lectura de la situación el corto, mediano y largo plazo y que comunicase las medidas a tomar para cumplir con sus objetivos. Así podrá comunicar que la suba de precios es lógica después de una crisis estructural como la vivida y dado el ritmo de crecimiento actual”.

Sobre las retenciones a las exportaciones agropecuarias, se lee textualmente:

“Reducir gradualmente las alícuotas del IVA al 18%, débitos y créditos bancarios (hasta su eliminación) y retenciones a las exportaciones (8% para los productos primarios y 0% para las manufacturas).”

La realidad es que hoy el conflicto está trabado y sin una salida clara. Dentro del Gobierno hay quienes en voz baja –lo más baja posible– reconocen que la medida de la suba de las retenciones a las exportaciones de soja y girasol ha sido mal implementada. Esas voces reconocen que se debió haber hecho una diferenciación entre los pooles de siembra y los productores medianos y pequeños.
El tema, a esta altura del partido, es como salir de este atolladero. Es que este conflicto ya ha ganado una dimensión política que complica las cosas aún más.
El matrimonio presidencial ya ha dicho que no se va a mover un centímetro de donde se está. El significado liso y llano de esto es que “las retenciones no se tocan”.
Los contactos desde las segundas líneas están pero el Niágara de declaraciones explosivas entre unos y otros impiden cualquier avance.
Hay algo que en el Gobierno no terminan de comprender y es que las bases han sobrepasado a sus dirigencias.

Los ejemplos de esta realidad son numerosos en estas horas. Tomemos, como muestra, uno que no tuvo mucha repercusión y que ocurrió en un encuentro entre el obispo de Gualeguaychú, monseñor Jorge Lozano, y un grupo de pequeños y medianos productores rurales de la zona. Allí se escucharon cosas como éstas:
“Esta medida colmó emocional y económicamente nuestra paciencia.”
“Somos gente trabajadora que vivimos en el campo. Trabajamos 16 horas por día. No tenemos 4×4.”
“Desde que se instalaron las retenciones al 35% venimos pidiendo audiencias tanto con el ex presidente Néstor Kirchner como con la Presidenta. Nunca hemos sido atendidos. Por eso nos molesta cuando nos acusan de mostrar falta de voluntad de diálogo.”
“Nunca dejamos de pagar.”

Así las cosas, el panorama aparece complicado por donde se lo mire. La sombra del desabastecimiento comienza a merodear en el horizonte. Y es un desabastecimiento que no sólo comprende a los alimentos sino también a los combustibles.
Los consumidores comienzan a preocuparse.
El Gobierno ha advertido que de seguirse con la medida de fuerza aplicará la Ley 20.680, conocida como ley de de abastecimiento.
Esta norma, que fue sancionada el 24 de junio de 1974 y que fue reflotada durante su gestión por el ex presidente en funciones Néstor Kirchner, dispone entre otras cosas de su extenso articulado, lo siguiente:

“Prohibir o restringir la exportación cuando lo requieran las necesidades del país. (Art.2 inciso f).”

“En caso de necesidad imperiosa de asegurar el abastecimiento y/o prestación de servicios, intervenir temporariamente, para su uso, explotaciones agropecuarias, forestales, mineras, pesqueras; establecimientos industriales, comerciales, y empresas de transporte; y disponer temporariamente para su uso, elementos indispensables para el cumplimiento del proceso de producción, comercialización o distribución y medios de transporte, consignando con posterioridad su valor de uso y/o sus costos operativos. (Art.2 inciso g)”.
Prisión de hasta 90 días que, en casos especiales, puede llegar hasta los 4 años.

Visto lo que se está viviendo hoy en día, cabe preguntarse si esto aportaría alguna solución al conflicto.
Lo cierto es que cada declaración de los funcionarios del Gobierno genera aún más encono en la gente y hace que más y más personas se dispongan a participar de los cortes de ruta. Aquí se ha producido otra paradoja que no puede dejar de ser mencionada. Veamos:

El Gobierno, que ha estimulado y convalidado los cortes de ruta –medida claramente ilegal– cuando han respondido a sus intereses y conveniencias, se encuentra ahora bebiendo de su propia medicina y criticando la metodología de los cortes. Y, para ser ecuánimes y completar la paradoja en cuestión, hay que decir también que, muchos de los que hoy están en los cortes, supieron ser muy críticos de tales cortes.

Estos son los momentos y las circunstancias en donde hacen falta cabezas frías tanto en el Gobierno como en las dirigencias rurales. La situación se ha salido de madre y tiene la potencialidad de generar hechos de violencia social de consecuencias impensadas.

El Gobierno debería darse cuenta de que con las medidas que viene impulsando ha favorecido fuertemente los fenómenos de concentración de la actividad agrícola que dice combatir. De hacerlo, podría seguramente comenzar a transitar un camino que permitiese destrabar este conflicto. Sería, además, un acto de sabiduría la que, dicho sea de paso, no abunda ni en el Gobierno ni en buena parte de la oposición.

Fuente : Nelson Castro
para Perfil

ALQUILERES Y VENTA DE CAMPO EN ENTRE RIOS

COMPRA VENTA DE CAMPOS Y ESTANCIAS EN ENTRE RIOS

HORMIGON ARMADO PARANA ENTRE RIOS

ECOMAC CONSTRUCTORA HORMIGON ARMADO PARANA ENTRE RIOS

WHY NEW ZEALAND? TOURIST INFORMATION

Anuncios

9 comentarios so far
Deja un comentario

Una pena lo que pasa en este país actualmente.
no puedo creer que se diga que el campo la pasa mal, ya que de un tiempo hasta aparte viene ganando fortunas con la devaluacioncon precios y cosechas record. No creo que esta extosión de dejar sin alimentos a un país sea positivo.

Comentario por luis

Ante el atropello y la prepotencia, debemos ampliar la protesta a una reforma impositiva integral: 1)que se elimine el sist. de retenciones agrícolas, 2)que se baje el iva al 15%, 3)que se elimine el impuesto al cheque, 4) que se unifiquen los impuestos nacionales, provinciales y municipales, 5) que se simplifique el sistema de información al fisco. Los argentinos estamos cansados de ser empleados de la AFIP. BASTA DE ATROPELLO FISCAL!

Comentario por Alejandro Halsen

Fuera la oligarquía hipócrita de este país. El campo siempre se cagó en el pueblo… era hora de que algún gobierno les ponga limites. Vamos Cristina !!!!!!!!!

Comentario por pedro

En el 55 bombardearon la plaza para continuar con sus privilegios, en el 66 Krieger Vasena les aplicó el 52% pero como estaba Onganía no dijeron nada, en el 76 mataron 30.000 para imponer sus politicas económicas, hoy tuvieron que salir con sus 4×4 porque no tienen a los milicos de aliados, resistamos porque vienen nuevamente…

Comentario por pedro

Que más quiere este gobierno? Dule ver a personas de 60 años al costado de las rutas luchando por una medida injusta.Apoyemos al campo (todos vivimos de el) y por lo visto este gobierno quiere acabar con el granero del mundo, hoy los K (o los Fernandez?) van por el campo y mañana van por lo poco que queda de la Argentina. Recordemos que tenemos todo privatizado, subtes, bancos, aerolineas,petroleras,etc (querran privatizar el campo?. y si son ricos que? lo hicieron trabajando y no estando 4 años en el gobierno llenandose los bolsillos y viviendo el resto con una jubilación de privilegio!!!!PONGANSEN A GOBERNAR!!! Es el pueblo el que esta en las rutas no la oposición

Comentario por Eleonora

no hay qie olvidar preguntar a nosotros los jovenes, los inexpertos… pero que aun asi cada uno desde el lugar que ocupa es capaz de advertir lo que esta sucediendo: LOS ARGENTINOS ABUSAMOS DE NUESTRA LIBERTAD. SI TENEMOS DERECHO A OPINAR SEGUARMENTE ASEDIAMOS A UNA IDEOLOGIA OPUESTA. SI TENEMOS DERECHO A RECLAMAR SEGURAMENTE TOMAMOS DE REEN A UNA SOCIEDAD. SI TENEMOS DERECHO A GANAR Y CRECER SEGURAMENTE ES A COSTILLA DE LOS QUE SIFREN, PADECEN, LOS POBRES. No soy experto en economia, ni en politica pero me doy cuenta de lso valores que cada uno debe tener, creo que los argentinos debemos fomentar la comunidad, la solidaridad y dejar de ser esclavos del mercado internacional y deja de una vez por todas de proveerle soja a las potencias para que se enriquescan.
Aguante la democracio… AGUANTE LA PRESSI

Comentario por jonny

Por que el gobierno no empieza enriquesiendo a nuestra nacion como primera estancia???
Es decir primero se vela por el bienestar de la gente Argentina luego a los demas!!! La argentina debe ser generosa ¡¡¡¡¡¡¡¡pero no tanto!!!!!!!!
Es decir: “primero ayuda a tu tierra”

Comentario por Miriam Rocio Chura

aguante el gobierno

Comentario por ANA

Muy buen artículo sobre el conflicto con el campo
http://www.latinforme.com/articles/brasil-tiene-la-solucion-para-el-conflicto-agrario-argentino/1389

Brasil tiene la solución para el conflicto agrario argentino
20/06/08 por Paola Pecora
El viernes pasado me despedí con una esperanza: que el conflicto agrario en Argentina se solucionase. No sólo no ocurrió sino que empeoró. No pasó de una triste esperanza.

El gobierno decidió el martes, y luego de tener al país en vilo y llamas durante tres días el fin de semana, de enviar al Parlamento la Resolución 125 creada por el Ministerio de Economía argentino, que es la que creó las retenciones móviles, en marzo pasado, que aumenta las alícuotas de determinados commodities como la soja, el girasol y el maíz al 44% (confiscatorio) y móvil, desde un 35% al 10 de marzo, y lo baja para otros productos agrarios, como el trigo, en menor proporción.
El sector agropecuario ha cesado sus actividades y no existe sector en Argentina que no esté padeciendo este caos.

El buey solo bien se lame, el oficialismo cuenta con mayoría en ambas cámaras legislativas. ¿Qué van a votar? ¿Un proyecto que ya está “votado” de antemano? Es probable que el escenario político se complique aún más.
Veremos la reacción del campo si esta ley sale del Parlamento sin lograr cambiar las retenciones móviles. ¿Volverá el disgusto popular traducido en sinfonía de cacerolas por las ciudades argentinas? ¿Seguirán los cortes de rutas que impiden pasar a camiones con granos para la exportación? Cómo reaccionará la sociedad que ha puesto muy nervioso al gobierno el fin de semana, y que antes que derogar las retenciones, parecía dispuesto a entregar algo mucho más importante aún: el orden y la institucionalidad.

El gobierno se niega a escuchar al 80% de la población que le pide bajar esas retenciones. La presidenta argentina ha bajado su imagen positiva a tan sólo el 20%. Nos preguntamos a esta altura si una convocatoria a una consulta popular para que la población vote la derogación o no de la Resolución 125 y todas las partes acaten el resultado, no sería hoy la única salida viable en Argentina para destrabar el conflicto. De aprobarse la reforma enviada al Congreso, los pequeños y medianos productores agropecuarios no podrán soportar ese aumento impositivo y desaparecerán fagocitados por los pools de siembra, que son quienes saldrían beneficiados por este conflicto.

Esta jugada de constricción a la producción rural en la Argentina es muy grave, especialmente en este momento internacional que nos toca vivir: de aumentos desproporcionados en los precios alimentarios en que el mundo clama por mayor producción agrícola que logre bajar los precios y estabilizarlos.

Al conflicto local se suman nuevas amenazas para los precios de los commodities: cierres de exportaciones en varios países para evitar el contagio de precios internos; algo absolutamente impropio ya que sólo logran distorsionar los precios relativos y aumentarlos: el productor que ve que el precio de su producto tiene un precio regulado, se inclinará a dejar de producirlo y de pasarse a otro que no lo tenga, generando escasez y aumento inevitable del precio. Por otro lado, las catástrofes naturales: fuertes lluvias que han provocado inundaciones en zonas de fuerte producción agrícola en Estados Unidos, como los estados de Iowa y de Illinois, volveremos a esto luego. Y todo esto generando mayores expectativas de aumentos de precios, repercutiendo en los especuladores de mercados de commodities, que inflan una burbuja que ya venía peligrosamente gestándose, siendo éste hoy el sector escogido por los inversores luego de disparar de los mercados de hipotecas, construcción e inmobiliario en EEUU.

Predecíamos en “Argentina y la política del photoshop” en agosto de 2007, lo que hoy está sucediendo en el país: “Desde los 70s que en Argentina se producen crisis cada 6-7 años. Siendo que la última fue en 2001; estaríamos próximos a otra si de seguir la historia se trata. Si bien las condiciones macroeconómicas son más sólidas que en épocas pasadas, éstas condiciones vienen perdiendo solidez mes a mes; es de esperar un giro rápido de timón o antes del fin de 2008 las consecuencias pueden ser graves.”

Se le echa la culpa al campo por esta paralización que está sufriendo Argentina no sólo desde el punto de vista económico, sino muy especialmente, político. Si respetamos y recordamos los ciclos de stop and go que el país ha tenido, que fuera el campo el que impulsó esta crisis, es totalmente irrelevante.
Si no era el sector agropecuario, cualquier otro sector o factor hubiese iniciado un conflicto y crisis en el país, el energético, el inflacionario, que ya están manifestándose y que es sólo cuestión de más tiempo para que generen un fuerte daño al crecimiento y la economía.

Argentina, ha ingresado en el más delirante de los escenarios: es tercera exportadora mundial de soja, primera en harinas y aceite de soja, y está… ¡importando soja de Paraguay! Debe asumir sus compromisos externos y frente a la paralización de las ventas, no le queda otro recurso más que importar la oleaginosa. Exasperante, ¿no?

“Estamos exportando sólo la soja que llega en barcazas desde Paraguay y no de los campos argentinos como se hace normalmente en este período del año”, dijo a la AFP Patricia Bergero, subdirectora de la Dirección de Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario, 300 km al norte de Buenos Aires.

“Argentina ya está incumpliendo los contratos de venta de harina de soja con la Unión Europea, y de aceites y granos de soja con China y otros países asiáticos”, dijo Bergero, quien calcula millonarias pérdidas para el sector en los próximos meses por falta de stock.

La cosecha argentina de soja está valuada en unos US$ 24.000 millones este año y el Gobierno intenta recaudar unos 11.000 millones, con el argumento de que los destinará a la redistribución de la riqueza.

Las exportaciones argentinas llegan a los US$ 35.000 millones en productos alimentarios, más del 50% de sus exportaciones.

Los transportistas de mercancías están esperando que termine el conflicto para volver a transportar productos, esto está generando escasez en supermercados, una falta de combustibles (que ya venía de antes por otros motivos) y de insumos en distintas fábricas, que han debido suspender trabajadores y han visto una merma en sus ventas.

Mientras tanto en Brasil, el gobierno ha elaborado un paquete agrícola que será anunciado en julio, que otorga subsidios a sus productores para incrementar la oferta de alimentos en un 5%, lo que daría una producción de 148 millones de toneladas. Un modo de evitar no sólo la presión inflacionaria en el país, sino también de favorecer a un sector clave en esta nueva era que estamos transitando: el sector agropecuario.

El ministro de agricultura brasilero, Reinhold Stephanes, al Folha de São Paulo: “Creo que se está tratando de caminar en dos líneas. Una, con visión de largo plazo, que es la agricultura sustentable. Intentando fortificar al pequeño productor. La segunda intención es la de aumentar alimentos.”

El gobierno argentino nos repite que el aumento en las retenciones es para que los precios de los alimentos no se disparen. Se dispararon, igual. Economistas privados miden un 40% de inflación, frente a un 9% de medición oficial. ¿Hizo el cálculo de la diferencia? Porque a mi me deprime. Todo: la mentira, la alta inflación, el castigo al sector agropecuario.

No es tarde para entrar en razón y aprovechar esta magnífica era que se avecina que favorecería a unos pocos países en el mundo, entre ellos la Argentina.
*** Catástrofes naturales están impulsando los precios de commodities como el maíz y la soja a máximos históricos: las mejores cosechas en EEUU están padeciendo las peores inundaciones en 15 años, según informaron funcionarios estadounidenses.

Muchos campos cultivados con maíz y soja han sido anegados en el estado de Iowa, el estado de mayor producción de maíz en EEUU.

Esto se da en un momento muy especial, cuando han habido revueltas internacionales por los altos precios de los alimentos que en determinados países los habitantes no alcanzan con sus ingresos a pagar, y cuando el precio del maíz ha tocado el récord por bushel de US$ 8 y de casi US$ 16 de soja en CBOT (Chicago Board of Trade).

Según Tom Jennings, del Departmento de Agricultura de Illinois, del estado al este de Iowa: “El precio del maíz y de soja puede subir más. Si perdemos mucho maíz, los precios pueden subir más.” Dijo también que el impacto de la lluvia era “dramático”. “El aumento en el costo del maíz y de la soja -los dos mayores alimentos para animales de campo y granja como pollos y vacas- aumentó el precio del ganado al mayor nivel en más de 20 años”, según el Financial Times.

Greg Wagner, de Ag Resource en Chicago, dijo al diario que los precios del maíz podrían frenarse hasta que el mercado estime el impacto de la inundación y lluvias. Pero advirtió:”Ganancias adicionales de precios son factibles, ya que el mercado es propenso a dispararse.”

Luego de varias semanas de intensas lluvias, el Departamento de Agricultura de EEUU dijo que sólo el 57% de la cosecha de maíz del país está en buena condición, frente al 70% registrado el año pasado a esta fecha.

Los productores agropecuarios en Illinois han estado cinco semanas esperando por mejores condiciones climáticas para plantar, lo que llevó a que se espere según ellos, una baja del 50% en la producción de maíz.

“Tenemos un potencial ‘blow-off top’ comenzando, y será difícil –ahora que hay poca resistencia [técnica en los gráficos de commodities]- para determinar cuál será el tope”, advirtió Ray Grabanski analista de Progressive Ag de Fargo al diario Wall Street Journal.

Un “blow-off top” es una figura muy característica en los gráficos de precios, especialmente de commodities, en que una fuerte e incontrolada alza se da bajo forma de “spike” o clavo, marcando un tope en su precio. Es muy fácil de determinar, no así de evaluar dónde se detendrá, ya que no hay resistencia de precios al alza que lo detenga, porque marca en su trayectoria sucesivos precios máximos históricos. Y su extensión en el tiempo puede variar. Esto es inmediatamente seguido por una fuerte baja en precios.

Los precios del maíz han subido más de un 30% y de soja un 20% desde fines de mayo, siendo el del maíz en el que un spike se ha manifestado más pronunciadamente hasta el momento. Dadas las condiciones de menor oferta que se está generando tanto en EEUU como en Argentina, es esperable un recrudecimiento de este spike a nuevos máximos.

Y DBA, el PowerShares DB Agricultural Fund, (AMEX:DBA), un ETF lanzado a comienzos del año pasado por el Deutsche Bank que opera en EEUU, y que sigue a un índice del banco compuesto por contratos de futuros de trigo, maíz, soja y azúcar, recomendado en ¿Puede el petróleo volver a US$ 70? el 23 de mayo pasado, ha incrementado su valor un 13% desde entonces.

¿Alguno ve alguna razón para que este ETF no siga subiendo?

Nos reencontramos el viernes,

Paola Pecora

Comentario por luis




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: