Agencia de Noticias Legislativas de Entre Ríos – Argentina


Los demócratas y el sistema internacional – OPINIóN (*) SEBASTIáN AGUILAR

El licenciado en Relaciones Internacionales analiza para RecintoNet la trascendencia de la elección de Obama en Estados Unidos y su relación con Argentina.

Es un hecho político trascendental en la cultura política norteamericana el ascenso triunfal de Barak Obama.

Lo es porque representa el primer hombre de color en llegar a la cúspide del poder de la primera y única superpotencia que el mundo terrestre conoce desde la desintegración de la ex Unión de las República Socialistas Soviéticas (hoy Rusia).

Hacer un análisis sobre los posibles cambios que el mundo cree que se darán sería prematuro y arriesgado a la vez. Ello por varias razones.

En primer lugar, es cierto que el cambio está en el mismo Barak Obama y el impacto que ha significado su claro triunfo. Sin embargo, el poder (ahora “black” power) en los Estados Unidos tiene una profunda interdependencia de intereses donde y a pesar de las mayorías legislativas, el rumbo dentro y fuera del territorio que han seguido los diferentes gobiernos republicanos y demócratas han estado asentados en bases y principios que no son siquiera cuestionados.

¿ Podría afirmar o interrogarse el lector o ciudadano que se avizoran tiempos de cambios de los Estados Unidos hacia el mundo, América Latina y, en especial la Argentina ?.

Es tentador decir que sí empero el escenario internacional y doméstico en el que asumirá Barak Obama es, probablemente, uno de los más complejos que le haya tocado a un presidente norteamericano.

Una excepción, si vale ello, lo tenemos en Franklin Delano Roosevelt donde no solo piloteo la crisis del 30, inauguro en esta parte del Atlántico el New Deal (o Welfare States o Estado de Bienestar) y tomaron activamente participación después de Pearl Harbour en la segunda guerra mundial con los resultados por todos conocidos.

Capítulo aparte, fue el único presidente norteamericano con más mandatos mandatos en el ejecutivo (1933 – 1941; 1941 – 1945; y 1945) precisamente por las crisis existentes.

Ahora bien, la complejidad del escenario es distinta pero profundamente anclada en un proceso de globalización que ubica a los Estados Unidos nuevamente en la capacidad decisoria de los destinos del planeta. Paradójico es ello con tantas expectativas de cambio.

Ninguno de los principales actores internacionales como la Unión Europea, China o las principales economías emergentes con cierto protagonismo en la economía y las finanzas del mundo como India, Turquía, Brasil por nombrar algunas, están en condiciones de asumir protagonismos sin contar con el beneplácito estructural que puede darles solamente un país: Estados Unidos.

Por ello es difícil prever grandes cambios precisamente por la propia naturalidad del protagonismo que le depara a Barak Obama de aquí en adelante. Las exigencias que los escenarios geopolíticos en Oriente Medio, Irak, Afganistán, el cuerno de África y los avances del terrorismo internacional en un contexto de recesión y crisis económica financiera obligarán a Estados Unidos a fortalecer nuevamente aquellas instancias políticas, diplomáticas y militares para que no comprometan más su liderazgo.

En segundo lugar, cuando asumió John F. Kennedy, otro demócrata que despertaba simpatías, la impronta en aquellos años era precisamente el cambio que se avecinaba para el mundo, América Latina y lógicamente Argentina, por lo que representaba JFK; carisma, ejecutividad, comprensión hacia los pueblos del incipiente tercer mundo, además de ser el primer presidente católico.

En aquel entonces tuvo varias situaciones como la tentativa fracasada de invasión a la Bahía de Cochinos y su consecuencia inmediata, la crisis de misiles en Cuba, la construcción del muro de Berlín, las primeras intervenciones en la Indochina Francesa (hoy Vietnam) y el avance hacia el espacio.

América Latina tuvo como propuesta la famosa Alianza Para el Progreso (simil a la Iniciativa de las Américas) y las bases de lo que sería la teoría de la contrainsurgencia ante el avance del comunismo.

En otras palabras, J.F.K. tuvo que afirmar el liderazgo norteamericano aunque su asesinato generó las sospechas precisamente por los intentos de cambios que pretendía realizar.

En tercer lugar, el actual escenario militar mundial todavía requiere de una liderzazo que Estados Unidos no podrá relegar. El crecimiento económico, tecnológico, militar y espacial de China, la siempre ambición de una Rusia imperial ambición que nunca perdió y que viene generacionalmente desde el legendario Pedro el Grande y Catalina la Grande; las situaciones focalizadas en Irak y Afganistán, Somalia, Sudán, el mismo terrorismo y, en América Latina, los carteles de drogas, la virulencia venezolana y una Cuba cada vez menos incisiva, hacen presuponer que Barak Obama retocará muy cuidadosamente la Política Exterior, aún con las mayorías en las cámaras.

En cuarto lugar, la presidencia del demócrata Bill Clinton tenía más de pragmatismo republicano que de sus propio partido y no sería desacertado pensar y esperar de Barak Obama ello.

Por último, en cuanto a la relación con la República Argentina no debemos esperar grandes cambios hasta tanto no maduremos en nuestras relaciones internacionales.

En la presidencia de Néstor Kirchner, las relaciones internacionales no tuvieron el respaldo político y la continuidad que requiere este arte. Los países del mundo observan ello y demasiado diría.

La actual presidenta Cristina Kirchner que inauguró la asamblea legislativa con indicios de un protagonismo en el sistema internacional quedó en el discurso y las ambivalencias de no entender como es el tablero mundial. A ello debemos sumar que en el mundo diplomático no desconocen que en realidad el que toma las decisiones en la materia es el ex presidente y esposo, Néstor Kirchner.

Sin embargo, Argentina tiene nuevamente las posibilidades de comenzar a construir y actuar conforme a lineamientos políticos claros en cuanto a las relaciones internacionales con los Estados Unidos, Barak Obama es una invitación ello.

No la desaprovechemos porque ello depende sólo y puramente de nosotros.

Sebastián Juan Aguilar

Lic. en Relaciones Internacionales (UNR)

Magíster en Ciencias Políticas (UCSF)

Doctor en Educación (UCSF)

Coordinador del Instituto de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales UCA Paraná

Actual Sub Secretario de Educación de la Municipalidad de Paraná

ALQUILERES Y VENTA DE CAMPO EN ENTRE RIOS

COMPRA VENTA DE CAMPOS Y ESTANCIAS EN ENTRE RIOS

HORMIGON ARMADO PARANA ENTRE RIOS

ECOMAC CONSTRUCTORA HORMIGON ARMADO PARANA ENTRE RIOS

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: